Consejos para cuidar tus piezas de alta bisutería

Consejos para cuidar tus piezas de alta bisutería

Durante estos años como diseñadora de colecciones de alta bisutería muchas personas me han preguntado por la mejor forma de conservar sus piezas. Hoy quiero compartir con todos ustedes algunas de estas recomendaciones.

Hay que destacar que las piezas de alta bisutería no tienen por qué estropearse con el paso de los años. Si se siguen una serie de consejos básicos, es muy fácil conseguir que mantengan su belleza y su aspecto intacto.

Para ello, es fundamental que las protejamos de determinados elementos externos que pueden acelerar su desgaste. Un ejemplo es evitar su contacto con productos de limpieza agresivos o con determinadas sustancias como las cremas y los perfumes. Se recomienda dejar secar estos productos antes de comenzar a enjoyarnos, así como evitar la pulverización directa del perfume o la colonia sobre la pieza.

De igual forma, el agua del mar o de las piscinas, por su alto contenido en sal o cloro, también puede ser perjudicial para nuestros complementos y oxidar los componentes que los forman.

Así debes conservar las piezas según sus componentes

En relación a sus componentes, las piezas que contengan plata o latón pueden oxidarse y adquirir un color ennegrecido. Para evitarlo, debemos impedir el contacto con los productos mencionados anteriormente y guárdalas en el joyero, separadas del resto, en unas bolsitas de plástico.

Las piezas de oro o que estén bañadas en este metal se limpian con algodón semanalmente para mantener su estado. Si está muy sucia, se puede limpiar con un paño, agua tibia y jabón neutro siempre que se sequen muy bien al terminar.

En el caso de las perlas, se debe huir del contacto directo con el alcohol, la laca, el gel, el champú o el cloro. Todos estos elementos provocan la pérdida del brillo natural de las perlas.

Por su parte, el zamak es una aleación consistente en aluminio, zinc, cobre y magnesio y para limpiarla se debe emplear un cepillo de cerdas suaves y jabón neutro. Nunca usaremos toallas de papel, esponjas de plástico o celulosa ya que pueden dañar el brillo y el color de la pieza.

Finalmente, recomiendo guardar siempre los diseños en su estuche original para evitar que se rocen con otros complementos de diferentes materiales. Si se siguen estas sencillas pautas conseguirás que tus joyas luzcan tan radiantes como el primer día.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir chat
1
¡Hola! Te puedo ayudar?
Hola! Te puedo ayudar?
Powered by