Carmen Dauta, entre los diseños tinerfeños que vestirán la obra de teatro protagonizada por Loles León
20 junio, 2017
La piedra amatista, una belleza única
23 noviembre, 2017
Show all

Hacer de mi hobby una profesión, un sueño hecho realidad

Dar el salto al vacío, ¿sí? o ¿no? Creo que esa es la eterna pregunta que nos hacemos todos cuando queremos cambiar el rumbo de nuestra vida, cuando nos ronda por la cabeza la idea de convertir lo que más nos gusta, nuestro hobby, en nuestra profesión. En mi caso fue SÍ, y creo que, si estuviera en esa tesitura mil veces más, mil veces volvería a elegir SIIIII.

Vivir de lo que realmente me apasiona, diseñar bisutería, era un sueño para mí.

Recuerdo que cuando conté que quería hacerme “emprendedora”, esa palabra que está actualmente tan de moda, muchas personas de mi entorno me plantearon ciertas preguntas como ¿seguirás disfrutando de tu afición cuando de ella dependa pagar tus facturas? o ¿realmente es eso a lo que quieres dedicarte el resto de tu vida?, ¿tú sabes cuanta competencia existe en ese sector?, ¿cómo piensas diferenciarte del resto?, etc.

Cuestiones que continuamente me rondaban en la cabeza, palabras que retumbaban una y otra vez, pero si soy sincera mi pasión y mi ilusión pudieron con todas ellas.

Es cierto que nunca me he considerado una persona ambiciosa económicamente, simplemente quiero descubrir mi potencial, saber hasta dónde puedo llegar, no vivir dormida y esperando que llegue algún día un trabajo de lo que estudié (Pedagogía).

Quiero sentir lo que significa ser tu propio jefe, que no te pongan límites y que yo sea quien me marque mis propias pautas. Quiero ser capaz de alcanzar mis metas, de crecer a partir de mis sueños y de transmitir todo lo que siento al elaborar cada colección. Nunca deseé crear un negocio multimillonario, solo pensaba en hacer mi sueño realidad y poder vivir de ello. Solo tenía en mente hacer de mi hobby una profesión.

Tengo claro que esta es mi verdadera vocación y, por eso, cuando realizo un diseño no siento que esté haciendo un trabajo sino más bien cumpliendo un sueño. Dicen que “cuando los sueños se convierten en realidad, dejan de ser sueños”, ahora pudo decir que mi realidad es mi mayor sueño.

Es cierto que mucha gente se pregunta cuestiones como “¿seguirás disfrutando de tu afición cuando de ella dependa tu factura de la luz?”, “¿estás dispuesto a hacer tu hobby bajo la presión que supone un trabajo estable y unos horarios?”, “¿realmente es eso a lo que quieres dedicarle el resto de tu vida?”. En mi caso, después de un año haciendo lo que me gusta, puedo decir que SÍ, que sigo disfrutando como el primer día, como cuando era pequeña y me hacía mis complementos simplemente por diversión. Para mi sigue siendo un juego.

La aventura emprendedora no es fácil, nunca antes había tenido ningún tipo de relación con un negocio. En realidad, jamás pensé en que tendría mi propio negocio. Sin embargo, a cada paso que doy, más segura y orgullosa me siento de la decisión que tomé en su momento.

Al principio el camino puede parecer arduo y tedioso, pero ¡adelante con sus metas! Serán recompensadas. Después de dos años trabajando para hacer de mi hobby mi profesión, yo lo tengo claro: esto es lo mío.

Atrévanse a transformar su arte en su vida, descubran su potencial, no vivan dormidos. Díganle al mundo lo que se siente cuando toman las riendas de todas sus horas y todos sus días, cuando no existe el jefe y cuando levantarse por la mañana es pura tranquilidad y sosiego. Cuando vivir con menos es vivir con más.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *